Entrenarse

Fragmento

… El reto era escribir un relato que transcurriera en menos de una hora. Una sesión entrenamiento para preparar un maratón no me parecía un mal tema. El parque es el que se ve en la foto de cabecera.

Este parque es un lujo asiático para entrenarse: perímetro de un kilómetro, buen piso, sombra por trozos, un estanque, ambiente deportivo…, hasta alguna chica interesante paseando… Lo único, que está en lo alto de la ciudad. ¡Jodida cuesta! Venga, despacio que ya se acaba, solo medio minuto más… Eso…, ya está… Ahora bajadita suave, curva, ¡cuidado con las rodillas que es muy cerrada! Otro tramo recto, “et voila”, ya estamos aquí.

Hoy doce vueltas por debajo de cuatro minutos. Venga. Ritmo de cuatro en la primera y luego a bajar… Hace más calor del que pensaba, me sobra la sudadera. En la siguiente me la quito. La pista está reseca. Prefiero el otoño… ¿Por qué no hay casi nadie hoy? ¡Coño, claro! El partido. El fútbol que vacía la calle de gente. Mucho mejor. Toda la pista para mí. Para mí solo… Doce vueltas. ¡Su padre! Por qué me habré liado a preparar un maratón a mi edad… Entrenar mañana y tarde… Yo ya no estoy para dobles sesiones… La de la mañana es más llevadera porque es solo rodar; aunque cuesta levantarse a las seis y media. Pero como está casi siempre la chavala del setter, compensa. Bueno, chavala, como yo chaval. En su madurez, “ergo”, perfecta. Las mujeres cuando llegan a una edad son más interesantes, más equilibradas…No estoy seguro de que a los hombres nos pase lo mismo. Por qué no vendrá por la tarde. Hace las vueltas más llevaderas. . ¡Eh! Cuidado. Vuelta… Tres cuarenta y ocho. Vas pasado de ritmo, y casi sin calentar. O te pasas, o no llegas. Controla, tío, controla. Fuera sudadera: camiseta, y es bastante. Y déjate de rollos.

Esta segunda calma. Mantener es bastante, que luego lo pagas. ¡Coño mira! Uno paseando. A este no le gusta el fútbol. A que no se aparta y me lo llevo por delante… Ah, no, se quitó. Tipo listo…Este tonto del haba de López… Cómo se le habrá ocurrido decirle al paciente que no sabe lo que tiene. Luego a la mujer la tiene que aguantar el jefe de servicio… Menuda fiera la tía. Solo le faltó insultarme. López y su puta ma… ¡Eh, eh…, deja el trabajo, los enfermos y a los compañeros mendrugos…! Esto es para quitar estrés. El curro a su tiempo, de ocho a cinco…Venga, que esta vuelta no va mal. A ver el crono… Tres cuarenta y ocho otra vez. ¡Mierda! Vas pasado. La sesión de hoy es de ritmo de carrera. Hay que correr al mismo ritmo que el día de la prueba: a cuatro y bajando poco a poco. A ver si te enteras borrico.

Bueno, vale. La tercera en tiempo, o un poco por encima, para compensar. Concéntrate. El suelo no está tan bien hoy como otros días. Reseco es como menos me gusta. Los días de sol abrasan la pista. Mejor por la mañana, húmedo del relente. Sí, mucho mejor por la mañana. Además en cada vuelta la chavala del setter, te alegra la vista. Si sobrevivo hoy, mañana me paro a charlar con ella. Seguro que me toma por un alienado: un tipo sudado y oliendo mal. Pero es igual. Lleva el perro suelto. Así que, le hago una gracia al chucho y hablo con ella. Telmo, me parece que lo llama. Seguro que no sabe lo que es el fuego de Santelmo… Buena excusa… Qué perro más bonito, cómo se llama… A Telmo, como el fuego de… Sí. Puede funcionar… Funcionar, funcionar tienes que funcionar tu, memo. Cuatro diez. Al carajo la renta por pensar en tías. Serás cenutrio…

Venga, la cuarta. Concentración. Déjate de cosas. Piensa solo en correr, que tienes casi cincuenta y estás para poco. Qué coño vas a ligar tú con nadie. Tú a correr y a currar… A ver. Esta vuelta a no pensar, solo sentir: el ritmo, la técnica, el ritmo, la técnica, el ritmo… Primera curva. Muy bien, así, eso es. Ahora, tramo recto en bajada. Muy bien, así, fácil, alarga zancada, déjate ir… Las eses. Tramo fácil: llano, llevadero… El sauce… El ginkgo… Eso es… Bien las rodillas, así, altas. El estanque. Cuidado con la curva: se cierra y sube. Muy bien, bien negociada. Venga, aguanta el ritmo en la cuesta hasta el final. Es larga, pero después hay bajada. No te entregues. Mete la puntera, el talón no corre. Vas bien, vas bien. Un poco más. No te salgas de ritmo. Así, eso es, fenómeno, que eres un fenómeno. Tres cuarenta. Te metiste otra vez en tiempo. ¿Ves? La concentración, mamonazo…

En qué trabajará la chica del setter. Tiene que ser profesora o algo así. En que zona vivirá. Esto no es muy grande. Puede que vivamos cerca. Tiene que estar soltera o divorciada. Si no, que pinta todos los días en el parque con el perro. No, soltera no, divorciada. Demasiado guapa para que no la hubiese pescado alguno. Pues menudo patán si no la conservó… A ver, a ver, a ver,… A ver ahora si por estar en Babia la lías otra vez. Deja a las mujeres. Tú eres un tío normal. A ellas les van los singulares. O no ves la cantidad de ellas que andan con insensatos. Tú a lo tuyo, a correr. Tú no tienes nada de singular ni de especial, salvo el punto de chifladura de querer correr un maratón. Así que no tienes nada que hacer. Ella tiene perro porque es un animal de compañía. Tú serías un animal satélite. Anda, a correr… Ahora, vuelta… Perfecto, tres cuarenta otra vez. Estás como un tiro. Cinco vueltas ya, y en tiempo…Vas bien.

JA

Anuncios

Acerca de Jesús Arribas

Un tipo normal, algo rebelde.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s